Chico quiere calcetines

Author: Rodrigo D. Granados . /

5 comentarios:

the silver blue sea dijo...

Besito-Pliñññ... maravilloso!

Bernardo de la Cruz dijo...

Preciosa alegoría Señor Granados.
La hechiocera termina su frase diciendo: "Con el tiempo"
Es de lo que trata mi blog, y lo invito a visitarlo.

mangeles dijo...

¿¿¿???? Me he perdido. Voy a escucharlo otra vez...¿No es su voz...o sí?

FELIZ AGOSTO. BESIÑOS

flower dijo...

Ay! Digo lo mismo que Mangeles, ¿es usted? No, demasiado grave, por teléfono me suena más cantarina... Prefiero la del mismísimo demonio. ¡Ea!

Pues sí... ahora que voy por el tercer minuto, creo oirle a usted... joer, con tanto rollo de la voz, no me he enterado del mensaje del chico de los calcetines... ¡merde!


Bueno, le dejo un beso en los morros,

tequila dijo...

Delicioso cuento y ambientación.
Cuánto daño hicieron (y siguen haciendo) las Misiones y su forma de alienar todo lo que tocan, destruyendo culturas para transformarlas en burdas copias de lo que consideran el modelo perfecto a seguir.
Miles de kilómetros nos separa de esa selva africana de Chico y sin embargo parece cercana por lo común: Esa religión que con su coactiva rigidez provoca la creación de vías de escapatoria y fingimientos,y el amor- en este caso- no correspondido, quizá por no ser tan siquiera intentado.
Desconozco si las espinas las sacamos o las expulsa nuestro cuerpo (supongo que así como no hay dos iguales, los remedios serán también diferentes).
Creo que el tiempo no cura el dolor,sólo lo diluye o ; en el mejor de los casos, ejerce de catalizador hacia una nueva metamorfosis -no siempre deseada- llamada madurez.