Orfeo en Carnaval

Author: Rodrigo D. Granados . /

Llevo dentro un carnaval; una fiesta itinerante de temporada imprevisible. No puedo evitar sumergirme en él cuando asoman sus comparsas en mis noches de ensueños, ni dejar de lamentar largamente su ausencia, cuando deciden que ya es hora de llevarse la fiesta con ellos; dejarme sin color ni farolillos. Ese extravagante despliegue de galas, aparece sólo si coinciden con el calendario intermitente de mi alma(o lo que sea que hay tras mi organismo), sin fechas predecibles o ejercicios de voluntarismo. En ese escenario enloquecido, la vida cobra un sentido que no soy capaz siquiera de imaginar al llegar la cuaresma. Anoche por ejemplo, el orden del tiempo sufrió un descalabro , y asistí feliz a toda clase de representaciones con personajes de épocas diversas, en las que se diseccionaba todo mi pasado, y porqué no, también lo que nunca llegó a ocurrir, y hubiera sido bienvenido. A cada paso, una representación captaba mi atención; y público y actores, eran los lucidos intérpretes de cada cuadro, a los que asistía embelesado. 
Noches como esta, alimentan mi imaginario; intentan compensar cada vacío vivido en las horas oscuras de penitencia, tras el ayuno de deleites a que soy condenado cada tanto. 
"Tristeza não tem fim, felicidade, sim", cantaba Vinicius de Moraes en la mítica película: Orfeo negro, y si la recuerdo bien, no debería mirar atrás, como no debió Orfeo, para ver a Eurídice desvanecerse en el aire.

12 comentarios:

mangeles dijo...

¡¡Toma Pliñññññ¡¡ Luzbel...te he ganado....


Mi querido Rodri, es hermoso tener un carnaval dentro, una comparsa de letras que cantan a la ciudad amada, a la mujer amada, y a la vida....y además se mofa y burla de las miseras de la vida, y de los seres humanos en general, y de los políticos en particular.

Bello escrito...Besos

verdial dijo...

Da rienda suelta a ese carnaval cada vez que aflore en ti y disfrútalo. Agárrete a él como si fueras a perderlos en un segundo, y cuando se esfume, quédate con su maravillosa esencia.
Al fín y al cabo es algo propiamente tuyo, algo que llevas dentro.

Un abrazo

the silver blue sea dijo...

Saudade... um beijo

cristal00k dijo...

Hummm, no siempre la vida emula al arte... Orfeo Negro, nada menos... sea como sea, le deseo mejor final Rodrigo.
Por otra parte, asistir feliz a sus representaciones interiores, es todo un regalo amigo. Un privilegio que no está al alcance de la mayoría de mortales.
¡Disfrútelo!

Alicia dijo...

Una vez mi amigo el sombrerero me dijo:
"Siempre se llega a alguna parte si se camina lo bastante"
Volar en otros mundos regenera, se lo dice una experta.
¡Feliz no cumpleaños!

iliamehoy dijo...

Un privilegio el de mantener esa capacidad observadora de los teatrillos que tras su organismo afloran. El hilo que tira del resto, para que no cunda el pánico ni la farsa, y sigan sonando ecos de fiesta, aunque sea de vez en cuando.
Una sonrisa.

Gárgola dijo...

Leerte siempre es un gusto.
Cantar contigo la poesía de Vinicius aún más. Ya sabes lo que decía Jobim: ‘é que os desafinados também tem um coração’.

beijos y hasta la vuelta

Antígona dijo...

¿Quién dice, estimado Rodrigo D. Granados, que un carnaval como ése no puede también desarrollarse con -como lo llamaba en mi blog- espectros del futuro? Y no, obviamente, los espectros temibles, sino los amables, aquellos a los que uno acude en las noches de insominio porque desea que sigan formando -o empiecen a formar- parte de su vida, para imaginarlos representando escenas aún no vividas, ocupando escenarios que quizá aún no han pisado pero bien podrían pisar.

Esas representaciones capaces de alimentar los imaginarios no tienen por qué alimentarse sólo del recuerdo, también pueden proyectarse hacia adelante. Tal vez sus actores sean entonces un poco más endebles y borrosos, más etéreos e indefinidos, pero todo es cuestión de darles cancha y dejar que se vayan definiendo poco a poco con ayuda de la fantasía. Como alguien decía, no hay como soñar bien los sueños para que éstos lleguen a hacerse realidad.

Mirar atrás no es una mala distracción. Pero es cierto, uno no debe entregarse a ella demasiado a menudo. No sólo las Eurídices se desvanecen, sino que se corre el peligro de que también lo haga el presente que nos rodea, y, sobre todo, el presente por venir, que uno no deja de contribuir a forjar también con el pensamiento.

Hermoso texto y hermoso final.

Un beso

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Mientras esos carnavales sean una vez al año, o dos... No creo que haya que preocuparse, y menos después de leerte y ver lo que destilas... Porque serán pasados aquello que viste, pero te han dejado el alma niquelada, y llena de vida. Embelesado... Creo que ha sido una fiesta que has disfrutado, por lo tanto, si volviera, ahí estarás tú para sacarle el mejor partido, y los mejores resultados, resultados como éste.
Un beso fuerte, feliznocumpleaños, como te dicen por ahí, y bueno, que ya tenía gnas de pasar por aquí.
Cuídate, y sigue haciendo poesía de todo. Que grande Vinicius... muy grande.

Er Tomatito dijo...

PLIÑ!! mañanero

Reyes dijo...

Querido amigo;
El mundo es un carnaval ya de por sí .
Recordarlo de esta forma tan poética es más divertido que hacerlo a pie de calle.
Un abrazo .

PIZARR dijo...

Efectivamente Rodrigo, jamás mirar atrás, salvo en esos festejos carnaveleros que al parecer te regalan algunas de tus noches.

El resto... siempre imaginando hacia adelante...hay tanto por venir... por descubrir y por vivir...

Un saludo desde El Mundo de los sueños... "mis sueños"