Políticamente incorrecto; pero no dormido.

Author: Rodrigo D. Granados . /



Salvo el horroroso impasse vivido esta noche gracias a una infección en la encía superior, vivo feliz en en mi recuperación momentánea a una antigua y penosa enfermedad que padezco. En momentos como estos (un par de temporadillas al año), lo que me pide el cuerpo es desarrollar el lirismo menesteroso al que estoy abocado desde hace un par de ejercicios lectivos, gracias al abuso sin fronteras en que se ha convertido la actividad económica de nuestros “prohombres”, con la anuencia interesada de los dirigentes de los que nos dotamos elección tras elección.
Mal dormido y dolorido, me dispongo a hablar de un tema de lo más alejado a lo que supondría mi estado natural de ánimo en épocas de subidón. Consciente de que el presidente Sarkozy no pasa de ser un oportunista, que echa mano de una política electoralista basada en la expulsión de los gitanos rumanos y búlgaros, para detener la caída en picado a que estaba condenado en las encuestas de intención de voto, debo decir que entiendo al 90% de los franceses de derechas y a más del 60% de los de izquierdas que han acogido favorablemente la idea. Todas (y digo todas) las oportunidades en que pude ver a estos nómadas de la cagada y el estrago, estaban, o aprovechándose del desconocimiento de sus costumbres atávicas por parte de sus huéspedes; explotando cruelmente a sus hijos en los más sangrantes ámbitos o robando sin más. De no haberme enfrentado con decisión a ellos en varias oportunidades, habría de encontrarme en la interminable lista de sus damnificados, alivio que muchos ciudadanos europeos, por temor, o una mal entendida caridad, no tienen.
Entiendo perfectamente que estas consideraciones, habrán de alinearme con los filofascistas de todas las latitudes, cosa que lamento por considerar injusta; pero que sin embargo no intentaré explicar más que con los datos que daré y son quienes me leen, libres de valorar.
No hay colectivo en la Europa del Este que haya recibido un trato más benévolo que estos eternos migrantes, que si lo son, es más por escapar a las consecuencias del tendal que dejaran, que por explorar nuevos horizontes. Siendo favorecidos durante décadas con recursos públicos con la positiva intención de integrarlos en aras del procomún, nada positivo para el conjunto se ha conseguido con ellos. No puedo entender porqué, estas medidas no han conseguido hacerles variar un ápice en su obstinada costumbre de parasitar a quienes tienen el infortunio de verles instalarse en sus comunidades; sin embargo, es una realidad incontestable. Creo que en definitiva es un problema a resolver por los gobiernos rumano y búlgaro, más que desentenderse al exportarlos, gracias a la europa sin fronteras que no se ha creado para que los países se escaqueen de sus conflictos internos, sino para hacer de Europa, un mercado que pretende competir con los bloques económicos emergentes y con el amo del norte.
Mientras todos los hijos de vecino de los diferentes países, han dejado de ser, alfareros, cesteros, agricultores, mineros y tantas otras actividades desaparecidas por las distintas reconversiones, a las que “el progreso”, acabó convirtiendo en historia antigua. Los Rom se empecinan en seguir siendo gitanos sin más, otorgando a su rancia cultura, el carácter de virtud ad eternum. Si no fuera que ser lo que son, una desgracia para propios y ajenos, podría considerarse como una valiente defensa de principios; pero no es el caso.
Como no quiero extenderme demasiado, completaré en las réplicas a los comentarios furibundos que sé que habré de concitar, los aspectos que atañen a lo que conozco desde hace muchos años de este colectivo. Me importa mucho más que defenderme de mis hipotéticos, o evidentes defectos, el llamar la atención de quienes me leen, de las alarmantes coincidencias con el desencadenamiento de otras medidas similares en 1935 por el ínclito Hitler, que tras un período de inseguridad económica, agravada por el pago de compensaciones de guerra tras perder la primera contienda mundial, aprovechó el descontento generalizado para la expulsión de los judíos y la subsiguiente invasión de los países vecinos. No estoy sugiriendo que se dedicará Francia a invadir a los países colindantes tras la expulsión de los romaníes, sino que revela un estado de cosas en la que el rechazo al diferente, está siendo utilizado como germen para acometer la salida tradicional de las épocas negras de la macroeconomía por parte de las naciones del occidente más recalcitrante. La venta masiva de armas a Arabia Saudí (¡aliado de lo más democrático oiga!) por parte de Estados Unidos; la incesante campaña de desprestigio al régimen iraní, al que ya se le supone la posesión de armas atómicas (¿os suena?); el enfrentamiento abierto con el mundo islámico y la psicosis sobre los temas de seguridad que fomentan una nueva ola de armamentismo, nos anuncian novedades probables y trágicas para un futuro más o menos próximo. Salimos de una batalla que perdimos los curritos pardillos, sin haber participado en ella más que como comparsas paganos, y las compensaciones de guerra las estamos pagando y las pagaremos; pero los “ganadores” comienzan a mostrar su as en la manga por si las cosas se les ponen más feas. Para ello intentan echar a andar la maquinaria del rechazo generalizado; haciéndonos creer que somos un bloque amenazado, y cualquier medida, por extrema que parezca, estará bien empleada. En una hipotética nueva guerra, los muertos se contarían por millones, pero seguro no serán brokers, banqueros, políticos ni gobernadores de los bancos nacionales, sino parados, y minorías que no consumen lo suficiente por no estar lo suficientemente formados para la disneylandia vergonzosa del sistema que nos rige, y que al parecer,  estamos condenados a mirar impasibles mientras nos la meten doblada y con tres nudos en la punta.

25 comentarios:

Pombolita dijo...

Te habrás quedado descansado querido...
Me pasa contigo como con casi todo, que estoy de acuerdo con lo que dices y con lo contrario, vaya que no tengo criterio, y que a pesar de la contundencia de tus argumentos, yo siempre tiendo a ponerme en la piel de los demás.
Demasiado empática.
Esos niños, de aquí para allá, esas jovencísimas madres explotadas para la mendicidad...si uno sólo de ellos logra salir de lodazal en el que viven, ya merece la pena abrirles nuestras puertas...
Y además estamos tan peligrosamente cerca de ellos, a milimetros de engrosar el batallón de los que sobran...
No sé, el caso es que me encanta tu pasión al escribir, te leo francamente en forma...

Rodrigo D. Granados . dijo...

A mí también me pasa cuando todos los argumentos parecen buenos, o que al menos tienen su parte de razón; con las distintas aportaciones, puede que lleguemos a una aproximación más clara al tema de la que he expuesto. La cosa no está para muchas alegrías como Ud. sabrá, y prefiero que los recursos que al parecer escasean, se dediquen a los que, sin prestaciones de ningún tipo, pasan privaciones pese a haberse sacrificado desde siempre, y no han estado colgados del esfuerzo de los demás para vivir sin provecho siquiera para ellos. Si se les presiona lo suficiente, impidiéndoles continuar con su parasitaria forma de vida, estos grupos deberán asumir que la Edad Media ha terminado; que el mundo se hace pequeño y TODOS debemos hacer algo más que esperar que nos tengan pena mientras prostituímos a nuestros hijos o causamos estragos allí por donde pasamos.
En cualquier caso, la intención de este post va más allá que admitir que esta gente me cae como una patada en la encía chunga. Nosotros también tenemos gitanos; pero comparadados con estos de los que hablamos, son adictos al trabajo, y se les puede ver ganándose la vida honradamente por todos lados, aunque una minoría, continúe siendo un problema.

mangeles dijo...

Ya sabe mi querido D. Rodrigo que yo no veo adecuado ni razonable que se deporte a los gitanos rumanos o búlgaros. Que se deporte a ninguna persona de ningún lugar del mundo. Porque una cosa es trasladar a los presos con condena a sus paises y otra deportar gente que no tiene actividad delictiva probada.

Pero comprendo lo que nos está contando...y la manipulación continua a la que nos vemos sometidos....

Y que el mundo va hacia una derechización y que los ataques a la libertad ...los derechos humanos y la democracia...yo tampoco tengo dudas...

Muchos besos amigo

Rodrigo D. Granados . dijo...

Querida Mangeles, si esas actividades delictivas no están probadas, es porque, como no tienen nada con lo que responder, la mayoría de las veces no se actúa contra ellos, considerando que sería más oneroso juzgarlos, condenarlos y recluirlos que expulsarlos sin más o desentenderse de ellos y dejar a los ciudadanos que se apañen. Estos mismos ciudadanos, sí serán sancionados con multas (para las arcas del estado) y pago de indemnizaciones a las pobres víctimas, si, hartos, les dan de hostias, y terminan pagando por buenos a quienes no lo son, ni para ellos, ni para el resto. Este colectivo, los gitanos del este, ha decidido hace mucho tiempo, que les compensa la humillación y el descrédito en que viven, si reciben a cambio una financiación que les permita seguir siendo un pueblo estático que responde, cual autistas sociales, a sus parámetros de vida anquilosada.

Rodrigo D. Granados . dijo...

Para Mangeles (parte II)
Un nuevo dato que tengo para aportar a esa polémica, es a través de una noticia que acabo de leer:
Comparar las deportaciones de judíos con la expulsión de estos gitanos, me parece cuando menos excesiva, porque no les espera una ducha de muerte, sino un dinerillo por cabeza y la posibilidad de volver a por más a la primera de cambios. Teniendo en cuenta lo prolíficos que son, podrán vivir de ello con muchas más garantías de lo que lo hacemos Ud. y yo, disfrutando al mismo tiempo de un turismo permanente que ya querríamos para nosotros. Viviane Reding y su Luxemburgo, Bruselas y hasta el Papa (no confundir con el Paaaaapaa) se han llenado la boca criticando estas medidas y no han respondido claramente a la cuestión de que ellos, en sus países, no tienen el problema porque se cuidan muy bien de dejarlos entrar. ¿Sabe alguien cuántos gitanos rumanos y búlgaros hay en El Vaticano, Bruselas y Luxemburgo?; ¿cuántos de los eurodiputados, políticos comunitarios y quejosos de las altas esferas comparten sus urbanizaciones privadas llenas de guardias de seguridad, con los pooobres gitanitos del este?. Es muy fácil ser estupendo cuando el problema te pasa lejos; pero si te roban un día sí y otro también en tu pueblecito, barrio o ciudad dormitorio; si tus hijos son matoneados permanentemente por miembros estas tribus primitivas, y tu coche de hace 20 años, lo único que tiene siempre a la última son los cristales, porque te los rompen semanalmente para ver si en la chaqueta vieja que dejaste en su interior hay un Leuro, ser tan comprensivo y democrático hasta las lágrimas es pelín más difícil. Hace un tiempo, en su Madrid, recaló una de estas hordas carroñeras; seguarmente les vio Ud. robando sin ningún disimulo a los viandantes. Mientras unas niñas paraban a los transeúntes con un mapa para preguntarles cómo llegar a cualquier sitio, por detrás otros les quitaban todo lo que podían. ¿Cree Ud. que la policía no lo sabía al ser tan evidente para todos? , pues sí lo sabían, pero a nadie le gusta subir al coche en que viaja a una gente sucia y llena de parásitos, sabiendo que estarán libres dentro de un par de horas para hacer lo mismo que hacían, porque los jueces, se dedican más a proteger el equilibrio económico de las instituciones carcelarias que a los que les dan de comer.

mangeles dijo...

Siguen actuando en Madrid ...amigo Rodrigo....siguen...pero ahora se nota menos porque hay menos albanokosovares...

Y roban las cámaras de fotos y los móviles y todo lo que pueden...es cierto...

Aún así....sigo estando en contra de la deportacion ....Deben detenerlos y juzgarlos...y si tienen que detenerlos mil veces...pues que los detengan mil veces....pero el SISTEMA para que sea justo...tiene que ser así.

Muchos besos mi buen amigo

Rodrigo D. Granados . dijo...

Mangeles, si se propusiera aumentar los impuestos para enfrentar el gasto que suponen miles de causas judiciales de las que se vienen escaqueando hasta ahora; lacostrucción de más cárceles; contratar más personal tanto en la judicatura como en el sistema penitenciario y tener que enfrentar luego su presencia entre nosotros con la sabiduría delictiva que las condenas suponen, creo que no estaría de acuerdo, y eso es lo que suponen las autoridades. Ese es el quid de la cuestión para que haya mucha mano izquierda con los reos a los que no hay nada que trincarles. Economía querida amiga, pura economía, ¡total, ellos viven en torres de marfil a las que los parias sólo pueden pasar si llevan pizzas.

nacho dijo...

Yo creo que los propios gitanos (como colectivo) son los primeros responsables de no aprovechar las oportunidades (muchas o pocas) que las diferentes sociedades les han ofrecido a lo largo de muchas décadas para que aporten, como ciudadanos, su granito de arena al desarrollo común. Pero también creo en el Estado de Derecho (aunque esté claro que no funciona como debería) y en la persona como sujeto de derechos (y deberes). Si yo (o usted) fuera gitano, no me gustaría que eso me convirtiera automáticamente en delincuente (como tampoco debería servirme la condición de gitano para, amparándome en supuestas “razones” culturales, eludir mis deberes).

Considero que su escrito es valiente y honesto, aunque discutible. Es más: lo mejor es que es discutible. Discutamos. Deberíamos trabajar por clarificar las cosas (no todo es lo mismo), por denunciar hipocresías y desnudar intereses.

Un abrazo, amigo.

Rodrigo D. Granados . dijo...

Seguramente el colectivo del que estamos hablando, ha carecido hasta hoy de un liderazgo válido que haya propiciado los beneficios de una integración que sería buena para los que debn vivir compartiendo nichos; todos los grupos han tenido, antes o después, mentes claras que han obrado de la mejor forma posible para elevar el sistema de vida de sus acolitos, siendo admitidos como diferentes, pero no adversarios. Debo reconocer que si existe esa figura en los gitanos del este de Europa, yo no tengo noticias. Anteponiendo que mi ignorancia al respecto pudiera ser de vital importancia, y debiera analizar el tema desde otra realidad de ser este el caso, con los hechos en la mano, me inclino a dudar de esa posibilidad. Puede que el origen tribal de estas sociedades; la rivalidad manifiesta que presentan entre ellos en muchos casos; un nivel educativo paupérrimo, fruto de esa misma no integración, sean los factores causantes de esta imposibilidad de tener dirigentes de peso. Tiempo han tenido desde su llegada a Europa a finales de la Edad Media para haber variado su situación de pueblo humillado y rechazado, con las mismas armas que lo han conseguido otras minorías que viven entre los europeos sin grandes conflictos (incluídos otros gitanos) y que no entraron justamente por la puerta grande.
Le agradezco querido Nacho el tono y la consideración hacia mí que destilan sus palabras, y quiero decirle que estoy feliz de que haya visto el mensaje oculto bajo los trazos gruesos; que quiero que discutamos del asunto, porque no me considero dueño de más verdad, que la que he llegado a suponer, y expongo ante mis lectores para contrastarla y sondear los posibles errores de concepción o análisis. A nadie quiero convencer de nada, sino aportar el enfoque del que mi cerebrito es capaz, y estar atento a nuevas aportaciones que pudieran echar luz sobre la materia que hoy comentamos. No creo que pueda hablarse de valentía más que en la exposición que hago de mis juicios ante un público diverso, bombardeado hasta la extenuación por mensajers oficiales y pseudo progres que tiran la piedra sabiendo que no habrá de llegar hasta ellos la sangre de los golpeados. Ya Inglaterra tuvo lo suyo cuando se lanzaron a criticar de racistas a checos y eslovacos, y terminaron cambiando de opinión en cuanto pisaron las islas las supuestas víctimas de aquel "atropello" lejano.
Sigo echando en falta comentarios acerca de la segunda parte de mi escrito, y quiero pensar que todo se andará y no nos quedemos en la masturbación ideológica de opinar, siendo estupendos, de las complejas realidades de otros, que nos caen mal por una cuestión de fresas en el asfalto, pero que tienen una mayor población inmigrante de todos los orígenes.
PD: estoy feliz de volver a saber de Ud. en persona aunque sigo disfrutando enormemente de lo que escribe en su blog. Buenas noches amigo

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! un diez DON ROMUALDO
Verá payo, no semos tan malos como Ud. dice, es que semos unos incomprendidos; cuando la integración sea una realidá, tendremos tele, viajaremos en ls trene y usaremos el ordenadó, entonces se cerrará una importante vía de ingrezos nuestras empresas.... el cobre
¿Se cree que los churumbeles no se mosquearían si no pudieran chateá o colgar perfil en el FEISBU

Lúzbel Guerrero dijo...

FÉ DE RATAS:

INCONPRENDÍOS

LOH TRENE

INGREZOS PA NUESTRAH EMPRESA

¿..............FÉISBU?

gatot dijo...

Ha sido harto cansado, aunque enriquecedor en todo caso, leer el post y los comentarios;

te comprendo compañero -si me permites la confianza de trato- pero no comparto los argumentos; los mismos que tu usas los usan quienes acusan en mi pueblo a negros y moros de tener favoritismo en la recepción de ayudas sociales frente a los autòctonos (sean nacionalistas catalanes o españoles).

Una mieldaaaaaaaa! (con perdón).

Cuando tuve que acudir a servicios sociales, combrobé por experiencia propia que me trataron igual que a un negro o que a un moro, y que tuva que hacer la misma "cola" de mes y medio que ellos para que me atendiese la asistente social.

Para no extenderme le daré la pócima que prescribe mi hermana a quien critica a los funcionarios (ella lo es desde hace 40 años): si tanto los criticas y los envidias, porqué no te "haces de ellos"?

ergo... si tant fácil y lucrativo y vacacional es ser nómada y apátrida... para qué mantener el carné y el censo y el catastro?

no seria más fácil declarar-se gitano húngaro?

vamos... le creia más entero...

Rodrigo D. Granados . dijo...

Estimado Gatot, hablamos de gitanos rumanos y búlgaros, no de los inmigrantes negros o árabes en España; me temo que no conoce el problema porque no habrán llegado hasta allí.
Yo también acudí una vez a los servicios sociales y me dijeron que no podrían hacer nada por mí. Cabreado, les dije que si yo fuera gitano, otro gallo cantaría; la mujer me sonrió y me dijo:
- ¡Hazte!, y por supuesto no me dieron ninguna solución.
He tenido oportunidad de conocer el problema en los países del este hace casi veinte años, y sufrirlos cuando vivía en Madrid cuando cada tanto asolaban las calles de mi ex ciudad.
Tampoco tengo nada contra los funcionarios, porque soy más bien nómada como los gitanos, pero le aseguro que nadie pensó nunca en echarme de ningún lugar.
Agradecido por el consejo de su hermana que me trnasmite; pero voy a declinar aceptarlo porque no es plato de mi gusto ver las mismas paredes hasta los 67.
Soy entero, con mis defectos y alguna que otra hipotética virtud, y no me haría gitano del este por la misma razón que no me haría del Madrid.
¡Una cuestión de piel! ¿vio?
¿Está seguro de que no le anima alguna otra cuestión para esa sutil descalifición?; otra cuestión con faldas quiero decir. Gracias por participar.

gatot dijo...

sinceramente... no.

No le "descalificiaria" si pensara que alguna falda pretendiese abrigarlo... al contrario: ese es un asunto que no me incumbe en absoluto puesto que usted con su vida personal hace y hará lo que le plazca.

Simplemente me pareció que usted había elaborado suficientes argumentos sobre el tema como para por lo menos dejarle constancia de que los había tomado en consideración y exponer mi propia experiencia. Ni pretendía entrar en polémica ni tocar ninguna fibra emocional. Y no. No hay nada personal. Le aprecio por quien le tiene en estima. Espero que ni este comentario ni el anterior les hayan molestado ni a usted ni a ella.

tequila dijo...

Como apunta en su bien argumentada entrada son varios los factores que habría que analizar y por tanto muchos los frentes a aclarar.

La ley de libre movilidad es clara al respecto: hasta tres meses de libre circulación siempre y cuando no se sea una carga para la seguridad social del pais receptor , amenaza reiterada al orden público o el individuo no se pueda mantener en dicho país con recursos propios.
Creo en el interculturalismo pero sobre todo en la integración, términos que denotan respeto y aportación por las partes implicadas. En el momento en que una de las partes no cumple carece de argumentación, peso, legitimidad y derecho la defensa por uno de los integrantes del cumplimiento de las premisas.

La defensa de los derechos obviando las obligaciones es una postura infantil y carente de sentido en un mundo subdividido en sociedades.

Creo que las declaraciones de la Comisaria europea Reding han sido desafortunadas e inoportunas. Comparar las actuaciones actuales con las aún dolientes (esperemos no volvernos inmunes ni olvidar) abominables medidas tomadas en la II Guerra Mundial no tiene sentido más allá de la muestra del temor a la Historia cíclica. Si bien es cierto que tendrán que juzgar/valorar aquellos que tiene todos los datos, si el Gobierno Francés ha infringido alguna ley no tratando caso a caso las expulsiones realizadas o si simplemente han agrupado medidas de casos que individualmente no cumplían con la Ley Europea.

tequila dijo...

Respecto a la segunda parte de su escrito añadir:

No creo en las respuestas social-grupales (redundancia etimológica y palabro) para resolver conflictos cuando aún se puede. Describe muy bien lo que quiero expresar un compañero de trabajo cuando dice que como individuos se nos supone (y en algunos casos de demuestra) inteligencia y raciocinio, pero que cuando la respuesta o medidas a tomar requieren de movimientos colectivos nos convertimos en “la masa borreguil”.
Vivimos en estos momentos en España un claro caso de manipulación y cortinas de humo mediáticas. Me duele profundamente comprobar que sólo grandes tragedias (víctimas del terrorismo) o mundiales de fútbol son capaces de sacarnos de la comodidad de nuestras casa.
Apunta varios factores para hacernos pensar, hilando fino en sus exposiciones: Arabia saudí, mundo islámico, macroeconomía, clases sociales, minorías?... y sin escuchar las opiniones de la “Princesa del Pueblo” al respecto no sé qué decirle….
Besos curativos

Rodrigo D. Granados . dijo...

Es verdad lo que dice querida Tequila, estamos sometidos, no a una, sino a varias campañas simultáneas que pretenden orientar nuestra opinión, aprovechando la pericia e implantación de algunos comunicadores; políticos que hablan para la parroquia a sabiendas de que basta con firmar las declaraciones sin tener en cuenta el contenido; exaltaciones de carácter patriótico-global a campañas militares en las que invertimos a nuestros hijos allende las fronteras, y que están más destinadas a cumplir con nuestro vasallaje para poder seguir siendo parte del Club de los fetenes guardianes del mundo.
Yo sí creo en una respuesta social grupal a la que aún no hemos llegado; el mundo se puede dividir en muchas dos mitades, dependiendo del interés del "divididor". En mi caso tengo un par de divisiones favoritas: la de los abusadores y los abusados ; comodín poderoso que me ayuda a citar múltiples situaciones; y la segunda, parafraseando al bueno de Descartes y su error:
"Pienso, luego existo" Versus. "Existo y luego yo ya..., si eso, ... pensaré" que puede aplicarse sin duda a la inefable princesa del pueblo.
Puede patentar ya sus besos, parece que funcionan, porque las dos mitades de mi cara ya no parecen una dicotomía de geometría variable.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

OLEEEEEEEEEEEEEEEE, te habrás quedado a gusto¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Pues mira, estoy de acuerdo en que esas son medidas de derecha total, y que trata a personas con nombres y apellidos, como si fueran animales sin pasados, que le importan tres cojones, sin presentes, que no le aportan nada, money, vamos, y sin futuros, el los echa porque no le interesa ese colectivo. Pero como tu bien dices, es una práctica habitual de esas personas que se hacen llamar políticos, y que ejercen una tiranía que raya en lo patético e irónico. No tienen arreglo. Yo nunca he hablado de política en mi vida, simplemente porque no veo que pueda aportar nada, los dirigentes no viven mi situación, no se van a preocupar por mi, nos venden humo, y después nos toca comérnoslo, y la verdad, bastantes cosas tengo en mi vida para preocuparme que andar pensando en que el país va de culo, que ya lo vivo, y en que yo podría hacer algo, que se donde tengo los pies y hasta donde no podría llegar con ellos nunca.
Dicho lo cual, me retiro a mis marlboros. Siento no haber aportado algo mas interesante y denso, pero bueno, tu post lo es, y los comentarios que he leido me parecen cojonudos. Y bueno.. que la flacucha le dsea buenas noches, y por favor, que se cuide mucho. Lo de la encía no me gusta nada, le habla una que con sus nervios se procura emfermedades varias cada dos por tres. Cuídese, y de verdad, si yo pudiera votarle, vamos, que le pondría a dirigir, no esta España-cañí, qué digo, el mundo entero.
RODRIGOFORPRESIDENT¡¡¡¡¡¡¡

Rodrigo D. Granados dijo...

Pues sí flacucha, debo reconocer que me he quedado a gustito escribiéndolo; lo que ya me gusta menos es que casi nadie comenta la segunda parte de mi hilo, que en realidad es la primera. Quería anteponer la parte cruenta y comprometida para que no me vinieran a decir que en realidad se trataba de una argucia para exponer mi racismo burdo. La "gauche divine", anda de campaña en estos días para tildar de xenófobos a todos los que no tragan con su discursillo facilón, de oportunidad y conveniencia, eludiendo aspectos menos llamativos pero con más chicha.
Sé que Ud. no acostumbra meterse en berenjenales, la conozco hace varios años y desde siempre le he dicho que es la persona más superficial a la que quiero sin ambages.
Yo no he dicho casi nada de lo que Ud. me adjudica; aunque reconozco que quizás, por no haberme expresado mejor, no quedó claro de que si toman estas medidas, es aprovechando nuestro silencio ante síntomas mucho más graves. Lo de los gitanos es apenas una anécdota; la jugada va mucho más allá, y si no empezamos a mover los glúteos, nos vamos a encontrar con que el pasado viene a nuestro encuentro, con muy mala leche y armas más efectivas.
Besos corazón; hace mucho tiempo que me digo que habré de escribirle, y me dio una alegría encontrarla en lo de la India. Si no consiguiera hacer tiempo, debido a que tocan labores agrícolas y viajaré pronto hacia el norte, le daré un toque vía Skype, por lo que si viera un Nº privado (ese es el mal rollo de este servidor) pudiera ser que soy yo quien le llama. Dele recuerdos a su dulce hermana y a la buenorra de Marisa.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! Un veinte ROBUSTIANO, qiue le dedico a MANGELESKY y a ER TOMATITO


¡¡Joé, yebava mogoyón esperando!!

Pombolita dijo...

Es que sobre la segunda parte de su escrito, poca cosa hay que decir Rodrigo, si tiene usted más razón que un santo y sólo añadir que a mi humilde parecer, la expulsión de los gitanos, tiene muy entretenida a la peña, para poderse preocupar de otras fruslerías, a saber: Irán, hay que decir que es un país incómodo de mirar; la venta de armas a paises ejemplares como Arabia Saudí,todo un clásico; de Africa, ni se habla; los orientales, ya les tenemos orientados, y nunca mejor dicho,en el sistema, y etc. etc. etc.
Es como un mal argumento.
Esta pelicula hace aguas por todas partes.

Rodrigo D. Granados . dijo...

Gracias querida Pombolita, echaba de menos que alguien se saltara la anécdota puntual de mis fobias para insistir en un tema en el que sí deberíamos echar toda la carne en el asador. Aunque tras ver el video que colgó en su blog, sueño con la fresca belleza de Pombolita 2, hoy toca otro sueño, que colgaré dentro de un minuto más o menos. este, es un poco más "picante". Buen fin de semana, creadora de moda original.

Antígona dijo...

Estimado Rodrigo, a la vista de la segunda parte de su post, no puedo dejar de recomendarle un documental de Adam Curtis, producido por la BBC y titulado “El poder de las pesadillas” –lo encontrará fácilmente por la red- donde, en sus comienzos, y con una sola frase, se explica en qué ha consistido la política de los últimos tiempos. La frase diría algo así: “Los políticos se dieron cuenta de que era más difícil hacer realidad los sueños de la gente que defenderles de sus pesadillas”. Sobre todo, claro está, cuando esas pesadillas pueden inventarse a discreción para justificar la labor de los políticos y que el miedo haga olvidar a la gente que una vez la política pretendió hacer de este mundo un lugar mejor para todos y sobre todo más justo.

En cuanto a la parte estrella, ésa que ha sido objeto de tan amplio debate, diré que estoy en parte de acuerdo con usted, aunque no en el modo en que está planteada la cuestión, que es el modo en que se está planteando públicamente. Porque las leyes no valen para colectivos, sino para individuos, y garantía de su legitimidad es que su aplicación sea universal, es decir, idéntica para todos aquellos que se ven afectados por la ley. Lo que quiero decir es que si, como comentaba Tequila, la ley de libre circulación permite hasta tres meses de libre circulación siempre y cuando no se sea una carga para la seguridad social del país receptor, amenaza reiterada al orden público o el individuo no se pueda mantener en dicho país con recursos propios, debería aplicarse generalizadamente sobre todos aquellos individuos que no cumplan con tales requisitos, sean gitanos o no lo sean. Y si no estamos de acuerdo con la ley, que podríamos no estarlo, hagamos por cambiarla, pero denunciemos mientras sigue vigente una utilización sesgada y a conveniencia que fácilmente acabará confundida con racismo.

Quizá su aplicación en Francia ya era universal antes de todo este escándalo, no lo sé. Pero claro, ya se sabe que una de las principales funciones de los medios de comunicación es tergiversar la realidad, y luego ya no hay manera de saber a qué hechos es necesario atenerse para valorar nada. En fin, qué mundo éste.

Un beso!

la jardinera dijo...

Ni siquiera después de leído sería capaz de reproducir con tus palabras este texto, ni siquiera de exponer toda la ideología que conlleva.

Yo soy de nivel más bajo. He trabajado durante 20 años como "la maestra de los gitanos", pero con los de aquí. En los últimos cinco o 10 años ya me llamaban "la de minorías étnicas" y allí entraban negros, moros, chinos, rumanos, etc.

Poco puedo decir que no se sepa, pero en estos 20 años la evolución que he visto en los gitanos ha sido mínima. Sí, ahora vienen más a clase, pero tb es porque ahora el servicio de comedor está a la orden del día. El servicio de guardería es el que impera. Realmente la educación, generalizando, les interesa una mierda.

Pero en estos últimos cinco años ya no aguantaba más.

Vienen de fuera y tienen más derechos que nosotros. Pongo un ejemplo bastante ilustrativo:

A la hora de entrar en el cole en 3años, tienen más puntos que nosotros, porque cuentan las bajas rentas, etc, etc. Así que dos vecinas de mi cole, cotizando a la seguridad social desde siempre, pagando todos los impuestos y demás, han tenido que matricular a sus hijos en otro colegio lejos del barrio, porque los hijos de estos inmigrantes tienen más puntos que los de ellas, y por lo tanto, más derechos.
¡Hay que joderse!

Y ejemplos de estos tengo a montones.

Sin ir más lejos, cualquier alumno extranjero cuesta más dinero que uno español, pues hay que ponerle profesor de idioma, apoyos y demás profesionales para integrarlos en la sociedad.

Y yo no estaría criticando todo esto, si no fuera porque en mi círculo más cercano hay personas, españolas, que han trabajado toda su vida, cotizado a la seguridad social, etc, y que ahora han perdido el trabajo, y ni por mucho, tienen las ayudas sociales que disfrutan todos estas poblaciones extranjeras que llegan a nuestro país.

Un beso,

la jardinera dijo...

Ni siquiera después de leído sería capaz de reproducir con tus palabras este texto, ni siquiera de exponer toda la ideología que conlleva.

Yo soy de nivel más bajo. He trabajado durante 20 años como "la maestra de los gitanos", pero con los de aquí. En los últimos cinco o 10 años ya me llamaban "la de minorías étnicas" y allí entraban negros, moros, chinos, rumanos, etc.

Poco puedo decir que no se sepa, pero en estos 20 años la evolución que he visto en los gitanos ha sido mínima. Sí, ahora vienen más a clase, pero tb es porque ahora el servicio de comedor está a la orden del día. El servicio de guardería es el que impera. Realmente la educación, generalizando, les interesa una mierda.

Pero en estos últimos cinco años ya no aguantaba más.

Vienen de fuera y tienen más derechos que nosotros. Pongo un ejemplo bastante ilustrativo:

A la hora de entrar en el cole en 3años, tienen más puntos que nosotros, porque cuentan las bajas rentas, etc, etc. Así que dos vecinas de mi cole, cotizando a la seguridad social desde siempre, pagando todos los impuestos y demás, han tenido que matricular a sus hijos en otro colegio lejos del barrio, porque los hijos de estos inmigrantes tienen más puntos que los de ellas, y por lo tanto, más derechos.
¡Hay que joderse!

Y ejemplos de estos tengo a montones.

Sin ir más lejos, cualquier alumno extranjero cuesta más dinero que uno español, pues hay que ponerle profesor de idioma, apoyos y demás profesionales para integrarlos en la sociedad.

Y yo no estaría criticando todo esto, si no fuera porque en mi círculo más cercano hay personas, españolas, que han trabajado toda su vida, cotizado a la seguridad social, etc, y que ahora han perdido el trabajo, y ni por mucho, tienen las ayudas sociales que disfrutan todos estas poblaciones extranjeras que llegan a nuestro país.

Un beso,