Dadme un teclado y moveré el mundo*

Author: Rodrigo D. Granados . /

Hace no mucho, animaba a una amiga a no reincidir en la búsqueda de trabajo por cuenta ajena; todos tenemos un talento, una capacidad o una inclinación, que puede ser comercializada en la red de redes en que se ha convertido nuestro planeta azul. Le conté la historia de un tipo que había nacido en un establo hace más de dosmil años, que le contó su rollo a los que tenía a mano, y estos se lo transmitieron a otros, que lo hicieron viajar en bueyes y barcas de juncos, atravesando incluso el océano del tiempo. Todos podemos suponer quién fue aquel tío; ¡y no había internet!  Hoy, cualquier pensamiento u obra, puede viajar de aldea en metrópoli; de desiertos a oasis, hasta arribar al sitio justo; el vehículo son otros, como siempre lo han sido. La diferencia estriba en que el boca a boca se produce entre desconocidos, acelerando el proceso enormemente.
Si un tarado puede poner en vilo al mundo, amenazando con quemar un libro, ¿porqué no habrá de venderse tu habilidad en Albacete o Singapur?
No es una varita mágica ni un conjuro, hay trabajo detrás, y mucho; pero con eso ya contábamos, ¿verdad?
Creo que el tiempo del tinte, la humillación y el currículum ya ha pasado; podemos ser dueños de nuestro destino sin que nos mangonee nadie. Veréis incluso cómo se maximiza vuestra capacidad de esfuerzo.
Benditos aparatos que nos informan y desinforman; nos cantan mientras ingresamos el importe de nuestras deudas en pantuflas o nos llevan a lugares que no habíamos siquiera soñado.
La brecha digital es el peor de los abismos, y que conste que no os propongo una oposición a Frikies monotemáticos, yo mismo plantaré lechugas mañana temprano; guisaré, haré la colada y atenderé a mi perro.
Debemos enseñarles a los listos de la previsión de pérdidas, que somos capaces de pasar de ellos si no ofrecen algo que valga la pena.

* y pantalla plis.

22 comentarios:

Reyes dijo...

Bravo, bravo , a sus pies, señor Rodrigo.
Es justo lo que necesitaba leer en el día de hoy.
Besos rendidos y por favor déme alguna pista acerca de lo que cree que podría vender yo .
En la red , se entiende, no piense mal.

Logan y Lory dijo...

Has sido claro y rotundo al abrirnos los ojos de par en par a esta realidad actual, pero sabes,Rodrigo? que a veces somos nosotros mismos los que dudados de nuestra capacidad y nuestro talento, entonces cómo vamos a ser capaces de venderlo a los demás?...

Conste que el empujón mental que os nos ha dado nos ha hecho bailar esas cosas que tenemos dentro del coco llamadas ideas.

Un abrazo, doble.

India Ning dijo...

¿Y no tiene algo de utópico lo escrito? Claro que me gustaría creer firmemente en ello; claro que estoy a favor de todas y cada una de sus palabras, pero sigo viendo el tema complicado e inseguro.
De todas formas y por la parte que me toca, lo seguiré intentando.

Un abrazo!

la jardinera dijo...

Difícil lo veo, pero no debería decir esto. Está bien creer y tener esperanzas. Lo que yo te contaría si nadie más leyese o leyera esto...

Por cierto, ¿le funciona el teléfono?

Mua,

Pombolita dijo...

Tal parece Don Rodrigo que lo haya escrito pensando en mi, ¡asombrada y maravillada estoy! y mire que, tengo tanto trabajo acumulado, que apenas tengo tiempo de leerle a usted y a nadie...
Con su permiso, me lo voy a colocar como texto de cabecera...
Un beso Don.

mangeles dijo...

Pues yo no sé vender nada....un desastre el mío.

Pero ya sabe amigo...que me encanta este rollito de internete...aunque como yo sé menos que VD ...además de teclado...y pantalla...también necesto un DURO...un disco duro de esos..que piensan en binario..que yo sigo pensado y contando con las pesetillas...

Y me encantaría tener un huertito y un jardinito con flores....y ...

Pero bueno...me gusta mi curro...así que ....me conformo.

UN BESAZO

Blogboreta dijo...

Pues yo debo de venir espesa que creo que lo he entendido a medias... :p

Sorry.

Besos.

VolVoreta dijo...

Sinceramente, nos muestras una gran reflexión al tiempo que una buena sugerencia, mas, La putada, es que los dos chollos más rentables ya tienen nombre y apellidos: el primero lo has nombrado tú, la segunda es, como no podría ser de otra manera, la princesa del pueblo. Dicho esto, no sé qué se me podría ocurrir vender a mí, que soy incapaz de vender una escoba, además, Rodrigo, como ya es de sobra sabido, el éxito seguiría dependiendo de caer en gracia, más que del echo de ser gracioso".
De todas formas, para tu tranquilidad, yo ya cumplo con bastantes auto; autónoma, autosuficiente, autocrítica, automobilista...

Pensaré en ello.

Por cierto, ahora que caigo, las lechugas no se plantan en primavera?...

Te dejo un beso.

ybris dijo...

Tus convicciones son saludables.
Tendré que trasmitírselas a unos cuantos que las necesitan.
Quizás sea arriesgado pero no tanto como la esclavitud de la cuenta ajena.

Abrazos.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! un diez ROMARIO
¡Y a ver si entrena más!

Novicia Dalila dijo...

Yo creo que la cosa está difícil incluso ahora que hay al alcance de todos tantos medios para venderse sin necesidad de coger un boli, y es que la competitividad es infinitamente mayor ahora que hace dosmil años cuando el del establo empezó a promocionarse. Hoy en día lo tendría muchísimo más complicado....
Aparte de la fe en el prójimo fue bastante decisiva, porque ya sabemos que mueve montañas y hoy por hoy es una capacidad bastante infravalorada.

Un beso y feliz día de sábado, Rodrigo.

nacho dijo...

Basta con ganas y humildad. Ganas para lanzarse con atrevimiento ignorante. Y humildad para sujetar el timón con atrevimiento prudente una vez que nos hemos dado cuenta del lío en que nos hemos metido.

Luisa Arellano dijo...

¡PLÍÑ! Hola D. Rodrigo. He vuelto, y me encanta encontrarle con los colmillos afilados. Eso está bien.

No se me ocurre nada para poner en práctica su sugerencia, mire que yo para las ventas soy negada. Si en alguna parte hay un cursillo acelerado me encantaría echarmelo a los ojos, pues los de las previsiones y otras mandangas me han pisado el cuello y le juro que yo tampoco les soporto un segundo más.

Le dejo un beso.

tequila dijo...

No sabe cómo agradezco que los comentarios en sus entradas no sean tipo test porque si no hoy tendría un buen problema.

No creo que todos tengamos un don capacidad… que poder comercializar en la red; aunque los que lo tienen deberían ciertamente pasar de intermediarios para rentabilizar su negocio (más aún cuando éstos muchas veces se comen tu pastel dejándote las miguitas si hay suerte).
Me ha sorprendido y gustado el ejemplo que expone; nunca lo había pensado así.
Utilizar los recursos de que disponemos mientras podemos, es una gran idea y sin embargo parece que la gran mayoría no acabamos de creérnoslo. Internet es la gran oportunidad. Algunos ya se han dado cuenta y cerrado el grifo (como en China) , otros (por el contario) seguimos dejándonos guiar como borreguillos por caminos (Facebook, música, juegos, prensa…) que pretenden convertir el gran recurso en otra “caja tonta”.

India Ning dijo...

Oiga, Don Rodrigo, que si va dejando las respuestas a los comentarios para mejor momento, nos van a darlas uvas.

India Ning dijo...

Y a ver si hace el favor de explicar a su gente lo que es un PLIÑ en condiciones. Que se están perdiendo las buenas costumbres.

:)

Antonio H. Martín dijo...

Gracias, Rodrigo, tu texto me anima, porque ando ahora con proyectos de cambio de vida (¡a mis años!), y no lo tengo aún muy claro. Pero seguro que gracias al mágico teclado algo se podrá hacer.

Un saludo.

cristal00k dijo...

Pues no puedo estar más de acuerdo con lo que dice Don Ramón. Eso sí, quizás a algunos, este asunto ya nos pilla, pelín a contrapie... habrá que ponerse las pilas de las herramientas 2.0 de lo webs y con urgencia. Aunque sólo sea, porque el que da primero da dos veces.

En todo caso, sin ánimo de ponerme en exceso "mesiánica", creo que cuando esta época se estudie en los libros de Historia, será similar a la del Renacimiento, o la Revolución Industrial, donde todo cambió.

Eso sí, al igual que la mayoría de contemporáneos de entonces, tampoco ahora somos muy conscientes del momento que estamos viviendo. Al menos la mayoría.

Miss.Burton dijo...

OLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Estoy contigo, si al otro lado no hay nada que valga la pena, y lo único que buscan es explotarnos para sacar mas pasta, hay qeu liarse la manta a la cabeza, y exprimirse a fondo, y ser dueños de otra parte de nuestra vida que quizás es la que mas estabiliza las otras, en mi caso, lo es.
Yo trabajo por cuenta ajena, y me va bien, no me quejo, todavía no he logrado superar ciertas cosas personales, pero en el momento en que levante el vuelo del todo, supongo que podré hacerme con esta tía que vive en mi y pide su sitio, y seré uno mas de los vuestros.
Un abrazo fuerte, compadre, que bien dice ud las cosas, y que bonitas y claritas. Las cosas siempre tendrían que ser "CLARITAS". Guiño le dejo...

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ!, un veinte DON RAMIRO


Yo no es por malmeter; pero por ahí se dice que Ud. es un EDREDONIS RELIGIOSA de esas....

Antígona dijo...

Qué optimista le veo, estimado Rodrigo D. Granados.

Pero me temo que no todos tenemos la capacidad de inventar un mensaje de salvación que prometa la vida eterna y el refugio de un padre amoroso que todo lo prevé y provee y así logra dar sentido hasta a la desgracia más absurda. Por no hablar, obviamente, de que ese mensaje ya está inventado... Vamos, que lo que quiero decir es que la expansión sin internet –increíble por otra parte con qué rapidez se produjo- de ese mensaje dependió, a mi modo de ver, en parte de su propia naturaleza y, probablemente en otra parte nada desdeñable del momento histórico en que se produjo, donde la novedad de consignas tales como la igualdad o la reivindicación de la pobreza no podían sino ser acogidas con tremendo entusiasmo.

Yo estoy encantada con eso de poder hacer transferencias tan ricamente desde mi casa, y tantas otras gestiones para las que internet supone un ahorro en movimientos considerable y nada desdeñable para que, como es mi caso, tiendo, si me dejan a comportarme como una planta.

Ahora bien, aunque creo que Mc Luhan tenía razón con aquello del medio es el mensaje, me temo que para el tema del que estamos hablando la entidad y sustancia del mensaje importan mucho, y su infinita difusión a través del medio de poco sirven si el mensaje no es valioso por sí mismo.

Que no dudo que haya muchos que tengan ideas geniales para los que red suponga la posibilidad de hacer el dinero necesario que uno necesita para subsistir. Pero me temo que la gran mayoría andamos bastante escasos de esas ideas geniales que no permitirían trabajar por cuenta propia. Y eso que yo no me quejo, que en mi trabajo tengo una autonomía que siempre he valorado. Aunque no la suficiente para decidir a qué hora entro y a qué hora salgo, lo cual ya sería sencillamente el paraíso.

Espero que le salgan ricas las lechugas ;)

Un beso!

tequila dijo...

Premonitorio, visionario...

(Sin entrar en valoraciones éticas, políticas, económicas o juicios de valor de algún tipo) algo así debió pensar Julian Assange y su wikileaks

http://www.elpais.com/articulo/internacional/reventador/secretos/oficiales/elpepuint/20101128elpepuint_9/Tes