La procesión

Author: Rodrigo D. Granados . /

 
Hay quienes se maravillan de la coincidencia estética de que el fervor popular esté enmarcado por la noche con una espléndida luna llena. Es como celebrar la conjunción del renacer de la luz de la primavera con los brillantes colores de la estación. Hay situaciones que no podrían ser sin lo que consideramos detalles de estas. La casualidad no es la luna, sino La Semana Santa, que podría no ser, también en plenilunio. Estos son días de procesiones, en que lentamente se dirigen los pasos de los pecadores hacia la salvación de la penitencia; a unos les costará más que a otros, dependiendo de las cag.. las ofensas quiero decir a los Sagrados Preceptos o a Hacienda, que como dice una voz popular, somos todos ( hasta aquí no llegó el "y todas"); y por nuestra imagen y semejanza con vuestro Señor, es como ofenderle a Él.
No hace falta pasaporte para esta peregrinación; porque el viaje es corto, así que algunos de los hermanos van sin él.  
Hay caminos insondables, y el Ente que administra los peajes, me ha acostumbrado a no alegrarme por la vía de redención de los penitentes; unos se pierden tomando la circunvalación hasta que prescribe el pecado, y otros, un hatajo, son perdonados a priori por un quítame de allí esas llamadas. Desfilan los hermanos en estos días de pasión ante sus pares, y ven su única salvación en el El Supremo. 
¡Qué quiere que le diga... así cualquiera!


11 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Y aviaos hasta el año que viene libre de pecados. Y como los puntos del coche, se los van descontando por pecados por los pecados adquiridos y cuando llega la próxima semana santa los vuelven a recuperar por los peregrinajes cumplidos.
Tienes razón, así cualquiera..

Conciencia Personal dijo...

Tantos son los pecados que tengo, que hacer fila en la procesión, no alcanzaría para sanarlos, tampoco lo intentaría...

Un abrazo en luna delgadita, besos, Monique.

mangeles dijo...

Y otros llegarán que pecarán, porque el pecado es gozo y disfrute de lo prohibido...y claro..tentador como el mismo Luzbel...

Para la próxima luna llena...más pecadores se arrodillaran ante El Supremo.

Genial escrito. Feliz Sábado santo ...y muchos, muchos besos

iliamehoy dijo...

Hay peajes tan arraigados, que a menudo uno ni se plantea si ha habido previo pecado. Porque incluso ateos, perviven en la memoria, los preceptos marcados.
Una sonrisa

Pombolita dijo...

Ayer me crucé en las Ramblas con una procesión: la cofradía del rosario sacaba una virgen de paseo, con cirios y flores de plástico blanco; los turistas del bermuda estaban encantados y los moritos aprovechaban para birlarles la cartera; ni un lugareño mirando un anacronismo que, me temo, paga el ayuntamiento con nuestro dinerito, para contentar a unos y a otros...

Uf!qué poco tolerante soy...

Maria Varu dijo...

De todo hay, don Rodrigo, en la Viña del Señor...
unos se encandilan ante la luna llena
otros entonan sus culpas ante el paso de una procesión
algunos otros dicen que pasan de todo porque como en todas partes cuecen habas, cortan a todos con el mismo patrón...
estamos en el siglo de las "libertades" cada cual ataja la parte que le dejan, pero a todos sin distinción algún misterio, algun enigma, alguna jeroglífica sensación les mueve y les zarandea hasta lo inexplicable... aunque sea la material.

Don Rodrigo, un abrazo

tequila dijo...

Se pone el vello de punto; o la carne de gallina, que dirían otros, al comprobar lo acertado de su retórica. En mi tierra es costumbre acudir el Viernes Santo al “Sermón de las 7 palabras” y su escrito me ha hecho ver (milagro!!), que algún penitente conoce bien dicho pasaje (ya sea por erudito o viajante) y así al igual que Cristo ha ido pasando del “perdónalos porque no saben lo que hacen” al “por qué me has abandonado?, para terminar con aquello de “en tus manos me encomiendo”… Veremos mañana si el via crucis exime y podremos, de ser así, pecar durante un año entero con la tranquilidad que da saberse redimido de antemano… o para ello hay que ser el elegido? No sé. Consultaré el catecismo… si lo encuentro.

Mariola dijo...

Cristo resucitaba hoy Domingo, no? yo es que no sé si hay que pecar antes o después de muerto... a ver, se murió el viernes, y hasta hoy está tieso, y esta noche, revive... o sea, que yo tenía que haber pecado este fin de semana, porque estoy pensando que si peco hoy, dios me trincaría... bueno, hay mucha gente, tampoco creo que se quede debajo de mi cama a vigilarme a mí precisamente que no hago ná en tol año... por un día que puede que caiga algo... joooo.

Besito
PD. ¿Alguien sabe a qué hora resucitaba??? a lo mejor me da tiempoooo!!! :)

Antígona dijo...

Cierto: aunque la semana santa es, bien podría no ser. Pero no creo que los católicos aceptaran de buen grado esta contingencia -si creen que nada en este mundo existe sin haber sido designado, aun cuando sea inexcrutablemente, por el dedo divino- y muchos menos atendiendo a los beneficios psicológicos de los ritos de penitencia que la semana santa comporta. Razón tenía Freud -¿era realmente él? ahora no lo tengo claro- cuando asociaba la religión a un infantilismo típicamente humano. Como cuando de niños hacíamos una trastada y, tras recibir el correspondiente castigo y cumplirlo, volvíamos a gozar del beneplácito y mimos de nuestros padres tras su correspondiente perdón. Así funciona la penitencia. La cuestión es no desprenderse del cobijo de una instancia superior -primero el padre, después del Dios padre- ante el cual dar cuenta de nuestros actos y que tenga el poder de limpiar nuestros pecados y prodigarnos de nuevo la paz con nosotros mismos.

Será que es demasiado difícil asumir que el perdón sólo puede provenir de nosotros mismos y de nuestros semejantes. Quizá porque entre ellos los hay que, justamente, nunca perdonan, o perdonan pero no olvidan, como suele decirse.

¡Qué fácil lo tienen en el fondo los católicos! Ante ellos, sólo me cabe exclamar, ¡viva Lutero y el protestantismo! :)

Un beso, señor Rodrigo D. Granados

cristal00k dijo...

Pues yo soy de las obligadas a confesarme con el Ente administrador de los peajes y su Santa Inquisición varias veces al día tanto si soy creyente, como si no... porque como se me ocurra recurrir a la alternativa, me dan las uvas para ir donde sea... y aún recurriendo a San Paganini muchas veces se me hace de noche ¿o es de día? perdone vd. es que con tanta penintencia y tanta procesión descontrolá ya no sé cual es el camino de perdición que más interesa.
Y para mas INRI, con mis óbolos para tal menester, y el de otros muchos malvados e insolidarios matados como yo se construyen en otros lugares, mucho más santos, eso sí! donde va a parar... las Santas Circunvalaciones que nosotros no tenemos, y que aportan las Benditas Comisiones a los provectos bolsillos de próceres varios.
Y eso sí, no vale quejarse que es de insolidarios. Pues eso, que es pacag... ¿o para darse un tiro en la pierna? dudas profundas me invaden al respecto amigo Rodrigo. ¿Vd. que opina? o casi mejor no me lo diga...
Al fin y al cabo todo esto no deja de ser una paranoia de los herejes rematados del nordeste, que somos unos recalcitrantes y unos empecinados. Pero no sé yo si Hacienda vamos a ser todos. En fin... Santa Paciencia, ora por nobis!

Otrosí, ¿qué hay que hacer para hacerse con una foto de ese peazo Luna que gasta su blog?

Alicia dijo...

Nada, que pasaba yo a ver si ya se habían acabado las procesiones y eso... pero veo que aún colean y lo que te rondaré moreno...
Pos eso, un beso pa vd. y otro para Cuchó.