Autocítrica

Author: Rodrigo D. Granados . /

Es una pena que mi lirismo intermitente y trasnochado se haya ido al garete (por no mentar la fórmula A.T.P.C); me doy cuenta de que escribo a golpe de cabreo. No sé si estas pataletas me mantienen vivo o me están matando, la cuestión es que sin mis dosis, el tic del ojo izquierdo y el temblor en las manos (aunque esto creo que es por la edad), hacen que mi calidad de vida esté a la altura de los bonos basura....¿lo ven?, ¡ya estamos otra vez!
Ahora parece que los acontecimientos, inducen a algunos analistas políticos a hablar de la descomposición del Estado. Yo no sé si el Estado está descompuesto o no; pero estoy seguro de quiénes son los que se van a cagar, tanto en ese supuesto como en el otro.
Está la indignación tan en boga, que ya hasta se indignan los jueces, los banqueros y los impositores de las SICAV.
Esta es la crisis de la avaricia, y mientras los avaros no asuman que no siempre se puede ganar más; que de donde no hay no se puede sacar, y los políticos no intenten resolver el resto de su vida en 4 años, mala solución tiene el desaguisado. Por cierto, ¿sabéis cómo se llamaba el demonio asociado a la avaricia y la injusticia?: Mammón. ¡No, si los antiguos sabían mucho!

5 comentarios:

mangeles dijo...

¡¡¡PLIÑÑÑÑ¡¡¡¡

Luzbel, ¿Qué se gana con 10 Pliñññ?...Ufff...que pregunta...mejor que no me conteste el demonio de la avaricia...ufff..

mangeles dijo...

Don Rodrigo, yo ando haciendo cábalas a ver como puedo vivir con menos dinero ....pero ....me está costando mucho...

Hoy no se puede hacer nada sin dinero. Menos mal que los TODO A CIEN...nos permiten pintar con una caja de pinturas de 1 eurillo....y un cuaderno de 0,50 €...pero aún siendo poco...es dinero.


Besos

Reyes dijo...

jajajajaja
muy bueno.

Pombolita dijo...

Estupendo escrito, si señor, le felicito Don Rodrigo, está usted muy lúcido.

VolVoreta dijo...

Mal le veo, a este paso se le va a salir la tensión de la pantalla. Después de asistir al matrimonio de conveniencia entre izquierda (des)unida y el pepé es que ya no creo en nada, y menos en estos dioses que cita, aunque, ahora que lo menciono, esto último...desde hace muuuucho tiempo.

Cúidese Rodrigo, hay cosas por las que no merece la pena morir.

Le dejo un beso.